10 Alimentos que parecen sanos pero NO lo son

Existen muchos mitos y verdades respecto de los alimentos para bajar de peso a los que muchas personas acuden y lo cierto es que la única forma de asegurarse que vamos a comer de forma saludables es consultando con un nutricionista.

10 Alimentos que parecen sanos pero NO lo son

Ya sea por cosas que uno lee, escucha o le cuentan, existe cierta creencia popular a considerar algunos alimentos como sanos cuando en verdad NO lo son y en el siguiente listado hemos calificado a los 10 alimentos que parecen saludables pero que en verdad no son recomendados cuando se planea hacer una dieta para bajar de peso.

10 Alimentos que parecen sanos pero NO lo son

10. Aceites vegetales. Hay una gran creencia de que el aceite obtenido de plantas y semillas como el girasol, el maíz o la soja, entre otros, son mas saludables que el aceite de origen animal. Si bien es cierta esta afirmación, lo cierto es que existen muchos tipos de estos aceites, los cuales poseen diferentes propiedades, por lo que entonces hay unos mucho más sanos que otros. La clave entonces está en no abusar de ellos.

9. Pastas. La pasta comprada en supermercados está hecha en base a mezcla de harina, agua, huevos y una pizca de sal, lo cual aporta al organismo principalmente hidratos de carbono sin minerales ni fibra. Si a esto añadimos salsas y grasas estamos ingiriendo comida prácticamente chatarra y sin aporte nutricional.

8. Pan lactal. Este producto está hecho en base a harina de trigo procesada con anterioridad, mezclada con harina, un poco de sal y huevos. Este tipo de pan no aporta vitaminas ni fibra ya que no tiene trigo en estado puro como si lo tiene el pan de panadería, razón por la cual es menos beneficiosos para la salud.

7. Sopa de sobre. Si bien son productos muy prácticos para cuando estamos haciendo dietas, lo cierto es que al tener los alimentos deshidratados tiene menor aporte de vitamina y minerales que la sopa casera, además de tener altos contenidos de sodio y conservantes.

6. Kétchup. Aunque no se le considera un alimento dañino por sus componentes, será mejor que las personas con gastritis se abstengan de consumirla, al igual que las personas diabéticas por los azúcares. Además, es un alimento altamente calórico, pues 100 gramos de esta salsa aporta 100 calorías.

5. Queso en rebanadas. El queso es un derivado de la leche con lo cual tiene altos contenidos de grasa. Pero lo cierto es que el queso a rebanadas (también llamado tipo americano) es el resultado de un procedimiento industrial en donde se combinan una serie de ingredientes para su creación, lo cual incluye altas cantidades de distintos tipos de grasas, así como de sal.

4. Salsa de soja. El problema de la salsa de soja está en aquella que compramos en las tiendas, pues ésta es deriva de un proceso químico al cual se le integran diversos químicos que, según estudios, aumentan los riesgos de padecer cáncer y causar defectos genéticos, además de contener altos índices de sal.

3. Cacahuates. Estos frutos secos son altamente recomendable para mantenerse saludable, pues son muy energéticos, ricos en grasas naturales, proteínas, vitaminas, ácidos grasos y fibras. El problema está en que la mayoría de las veces se lo presenta con sal, con chile u otros agregados que son perjudiciales para la salud a la hora de hacer dietas.

2. Jugos. En sí los jugos naturales no son malos, el problema radica en su preparación ya que la mayoría de las personas añade azúcar extra para darle mas gusto y elimina la pulpa de la fruta que es la que tiene gran cantidad de fibra. La clave entonces está en preparar bien los jugos naturales para que sean un buen complemento a tus dietas.

1. Refrescos de dieta. Numerosos estudios han demostrado que los refrescos de dieta no son saludables, o al menos no tanto como la gente normalmente piensa. Entre otras cosas, estos refrescos tienen alto contenido de sodio, el cual no solo aumenta la presión arterial sino que también producen un aumento de peso a largo plazo.

Estos son los 10 alimentos que parecen sanos pero No lo son. Debo confesar que me encontré con algunas sorpresas al ver este listado. ¿Conocías estos datos de los alimentos mencionados? ¿Utilizas algunos de ellos en tus dietas?

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *